¿Las ballenas y los delfines son tan inteligentes como nosotros?


 por Citlali Helenes González

Aunque los humanos son mamíferos terrestres, aún ocupamos ambientes marinos ya sea por trabajo, ocio o exploración. Pero los verdaderos mamíferos marinos se han adaptado a vivir toda su vida en el océano y los mejores adaptados son las ballenas y los delfines. Con el paso del tiempo, sus adaptaciones les han permitido vivir en un mundo sin apenas refugio donde el sonido es más importante que la vista. Ser inteligente y capaz de cooperar desempeña un papel vital en la supervivencia en este tipo de entorno.

Una cosa que tenemos en común con las ballenas y los delfines es que tenemos cerebros grandes. ¿Cuan grande? Sin tener en cuenta el tamaño del cuerpo, los cachalotes tienen el cerebro más grande del mundo que pesa alrededor de 7,8 kg. Pero en proporción al tamaño del cuerpo, los humanos tienen un cerebro más grande seguido de cerca por delfines; Curiosamente, las ballenas tienen un cerebro más pequeño que la mayoría de las focas.

Tendría sentido pensar que un cerebro más grande tiene más neuronas y, por lo tanto, más poder cognitivo; pero, ¿se correlaciona el tamaño del cerebro con la capacidad cognitiva? No necesariamente, el tamaño del cerebro no nos dice toda la historia. La corteza es una capa delgada de células (2-4 mm) que constituye la capa más externa del cerebro y le da su característica apariencia arrugada. La corteza es donde tienen lugar todas las funciones cognitivas superiores, donde se procesan nuestros sentidos y donde se forma la conciencia, el pensamiento y el lenguaje. Debido a esto, podemos suponer que tener una corteza más grande es la clave fundamental para la inteligencia.

Sabemos que los delfines y las orcas tienen una corteza mucho más arrugada que los humanos, lo que significa que tiene una mayor área de superficie. Sin embargo, ¿una corteza más grande significa más neuronas? Aunque no sabemos la cantidad exacta de neuronas que tienen las orcas o los delfines, los investigadores han contado el número total de neuronas en la corteza cerebral (parte de la corteza) de la ballena minke. Aunque tiene un grosor similar al de la corteza humana, solo tiene 2/3 de las neuronas que tenemos. Incluso a nivel celular, aún no sabemos qué significan estas diferencias. En general, una corteza gruesa no significa necesariamente más neuronas y un cerebro grande no necesariamente significa más poder cognitivo. Teniendo en cuenta los diferentes parámetros, es difícil saber qué animal es más inteligente.

Sin embargo, dejando de lado nuestro cerebro, es lo que podemos hacer con ellos lo que es interesante. Entre las ballenas, delfines y humanos, todos compartimos comportamientos que podrían llamarse cultura. Digo esto con cuidado porque el término cultura puede tener diferentes definiciones y aún hay debate sobre si los animales no humanos pueden tener cultura en la forma en que lo hacemos. Pero olvidémonos de los humanos: otros animales tienen su propia cultura animal.

Una definición general, tomada del libro La vida cultural de ballenas y delfines por Hal Whitehead y Luke Rendell, es la siguiente: “La cultura es comportamiento o información con dos atributos principales: se aprende socialmente y se comparte dentro de una comunidad social” . En otras palabras, la cultura es básicamente lo que aprendes de otros miembros de tu comunidad y es importante tener en cuenta que no está determinada por tus genes.

Por ejemplo, los delfines tienen silbidos sofisticados y llamadas para comunicarse y algunas ballenas, además, tienen canciones. También tienen formas muy específicas de alimentarse dependiendo de dónde viven y con quién se relacionan. El delfín nariz de botella, por ejemplo, tiene al menos 20 tipos diferentes de caza. Esto no significa que todos los delfines nariz de botella en todo el mundo conozcan 20 tipos diferentes de caza. Esto significa que, según su grupo social y su entorno, desarrollan diferentes habilidades. Entonces, un grupo de delfines en el Caribe podría cazar un pez específico de cierta manera, mientras que otros en otra parte del mundo lo hacen de manera diferente. Incluso los delfines vecinos pueden cazar de forma diferente dependiendo de con quién formen vínculos sociales. Del mismo modo, las canciones de ballenas pueden estar o estar de moda cambiando rápidamente y extendiéndose a lo largo de toda la población de ballenas (ballenas grises en este caso). Todos estos comportamientos podrían llamarse cultura porque son aprendidos socialmente y no están determinados por los genes.

Además, ¿por qué la cultura es tan importante? La información genética se pasa de un individuo a otro de una generación a otra. La comunicación de información cultural ocurre más rápido que el flujo de información genética. La cultura permite que una población aprenda algo muy rápidamente, y esto, a su vez, se traduce en una mejor adaptación a nuevas amenazas o nuevos entornos. La cultura es lo que nos permite a nosotros, los humanos, aprender mucho más de lo que podríamos deducir por nosotros mismos.

Al igual que los humanos, algunos argumentarían que las ballenas y los delfines tienen cultura porque tienen la capacidad de comunicar información con individuos de su propia comunidad. Incluso si la inteligencia o cultura de las ballenas / delfines no se correlaciona completamente con nuestras definiciones de tales, la idea de tratar de encajarlas en una definición humana es algo absurda. Los animales se adaptan a su entorno y, por lo tanto, desarrollarán estrategias para superar los obstáculos que presenta su hábitat único; por lo tanto, si una ballena no puede inventar la rueda, tal vez sea porque no es necesario.

Además de grandes cerebros y cortezas, los humanos compartimos más con los mamíferos marinos de lo que podrías pensar. Así que la próxima vez que vea un cerebro o una calavera en un museo, piense en cómo ese cerebro ha evolucionado para adaptarse a su entorno particular.

Es nuestra intención subir publicaciones serias seleccionadas de interés, haciendo traducción de algunas para hacérselas llegar sin cargo con el simple objetivo de educar y difundir.

Muchas Gracias – Mastermind  & José Slamon